LA PENYA SE AFERRA AL OLIMPICO (73-67)

Tras dos salidas y dos derrotas superiores a la decena de puntos, el Joventut ha retomado la senda de la victoria en el Olímpico, abandonando las posiciones finales de la tabla y cogiendo aire cara a próximas jornadas en las que la adaptación de los jugadores que van entrando debe suponer una mayor competitividad y capacidad del equipo verdinegro.

Día de regresos a Badalona. Del equipo tras esas dos salidas sin premio y de Christian Eyenga y Henk Norel, por causas bien diferentes uno y otro pero ambos muy bien recibidos por la grada local. No sabemos el tiempo en que podremos disfrutar de la plasticidad y la fuerza del congoleño mientas el holandés llega para ser  pieza clave en la temporada.

Del partido hay que decir que ha sido una montaña rusa. De un inicio bueno de la Penya a la igualdad del primer parcial , a estar ko al descanso para dejar casi ko a los gallegos en el tercer asalto y llegar al final pudiendo pasar cualquier cosa aunque con iniciativa verdinegra finalmente confirmada. Hemos sido capaces de empezar enchufados, sin ceder terreno como en los partidos anteriores pero sufriendo un bajón inaceptable en la parte final del segundo parcial, al perder por faltas a Báez, referencia clara y  actual líder de este equipo. El resultado al descanso, tras algún que otro pito en los instantes finales del cuarto, hacía aparecer el miedo a una derrota en absoluto aceptable. Entre el último puesto de acceso a Copa y el descenso hay dos victorias, la distancia más pequeña de los últimos años y aunque es pronto para hacer pronósticos se prevé una igualdad importante en la temporada y poca opción al lujo de perder partidos contra rivales directos.

Primeros puntos de Eyenga en el Olímpico tras su regreso temporal por cierra patronal en la NBA. Buen recibimiento y buenos minutos del jugador en un primer cuarto en que la Penya ha querido cambiar la imagen de los últimos partidos.

Entre los datos interesantes a analizar en este regreso al Olímpico, destaca la casi desaparición de Jordi Trias en la rotación del equipo. Criticado por una aportación claramente inferior a la que sería esperable de un jugador de su nivel , ¿ puede estar recibiendo un toque de atención del entrenador?. No es una cuestión menor porque implicaría que las dudas pueden haber cuajado en Maldonado y tener consecuencias en la conformación del equipo. Menos sorprendente, por esperado, es la pérdida de presencia de Nacho Llovet. Tiene algo más de lógica atendiendo a la llegada de jugadores con mayor experiencia.

También es destacable el poco minutaje de Jelinek. Llamado a ser principal en esta temporada, su rendimiento está siendo muy discreto. Lujo que no podemos permitirnos. Muy diferente al caso de la rotación de bases. Un Jeter entre algodones ha cedido el timón a un Albert Oliver llamado a ser secundario en la posición pero que se ha marcado un partidazo digno de destacarse, siendo fundamental para la victoria final.

El inicio del partido ha sido prometedor. Con Eyenga  muy motivado y Báez en su línea, la Penya ha sorprendido a un Xacobeo frío ( 16-8). Pero el juego interior visitante, Junyent-Kendall, ha igualado la contienda hasta el 19-18 final y tras un triple afortunado de Ebi. Habíamos sufrido la habitual debilidad ante los interiores visitantes pero estábamos en el partido. Y ahí nos mantuvimos hasta el minuto 16, con la tercera falta personal de Báez y su marcha al banquillo. Los minutos finales hasta el descanso han sido un desconcierto y una vuelta al equipo sin dirección ni capacidad.Un 0 -11 para los gallegos llevó el partido al 30-39 del descanso y a un parcial de cuarto de 13-23.

En  el tercer cuarto llegó el escándalo. La Penya salió al campo como una apisonadora, con ganas y tirando de orgullo. Oliver fue la máquina directora y Obasohan, en plan Efecto O, el ejecutor. Fantástica racha de un jugador desquiciante pero decisivo cuando enfoca el aro. Buen apoyo de Báez , Tay y minutos de Norel para ir entrando en faena. Parcial de 29-13 y buenas sensaciones aunque sin perder de vista que veníamos de un bajón marcado. El cuarto final ha sido una competición entre errores , con mucho tiro libre, parones de juego y dos minutos finales en los que Jeter ha tirado de galones para conseguir los puntos finales y salvar la victoria de la Penya ( 73-67).

El análisis estadístico nos deja en un modesto 78 de valoración, destacando Obasohan ( 21), Oliver y Báez ( 16 ambos) y Tay ( 10). Seguimos padeciendo una preocupante sequía anotadora, 73 puntos hoy en uno de los mejores registros de la temporada, merced a un flojo 39% en tiros de dos aunque con un buen 44% en triples. Pero con 8 lanzamientos anotados más allá de 6.75 , estamos lejos de los registros conseguidos en otras temporadas en que la distancia era un aliado básico del juego de la Penya.

El balance de recuperadas-perdidas ( -10), ha empeorado respecto a la media de la temporada y se ha cebado sobre todo en ese segundo parcial en que hemos perdido el control del partido. La corrección de este valor junto al dominio del rebote ( 42-33), han sido fundamentales para poder llevarnos el tercer triunfo de la temporada.

Entre los destacados me quedo con Albert Oliver. Sin unos números espectaculares ( 7 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias ), se ha dejado la vida en el partido llevando la nave verdinegra . Junto al base, Báez rozando dobles figuras , justificando su fichaje y acumulando minutos en pista con la plena confianza del entrenador. Obasohan en racha, imparable, aunque siempre dependiente de tener esos minutos locos y sin síntoma de ser capaz de apuntarse a eso llamado “regularidad”. Finalmente Tay. Discreto en números y perdido en la base de la zona bailando con la más fea. Pero fundamental por hacer un trabajo constante y muy valioso.

Salimos de la zona de descenso dejando atrás ese sabor amargo que sufríamos la semana pasada y dispuestos a no volver a padecerlo. Esta liga está , y va a estar, apretada. Hoy hemos visto como Valladolid ha luchado hasta el final en el Palau, Murcia ha llevado a Valencia a la prórroga y Lagun Aro ha luchado muy dignamente en Madrid. No hay enemigo pequeño aunque los favoritos son evidentes. Pero entre la clase media la lucha va a ser la constante y se van a pagar los errores .

La próxima semana salimos de la península para visitar a un Gran Canaria en situación precaria. Oportunidad para dar un paso adelante pero también para caer en esa tendencia tan penyera de auxiliar a los necesitados. No ha lugar. Hacen falta victorias que nos lleven hacia delante y aumenten la confianza del grupo. Toca trabajar para ello.

A falta de baloncesto intersemanal, quedamos el próximo domingo.Buena semana a todos.

Anuncios

6 comentarios

  1. A Älex Barrera lo necesitamos recuperar para el equipo, y no dejarlo escapar con el talento que tiene. Y que perdiera su progresión en ACB. Esta a nivel.

  2. Jordi quizás tengas razón, pero el bajo nivel de Jelinek durante lo que llevamos de año, hace necesario que alguno de los dos escoltas anote, sinó como vimos ayer en algun momento tendremos que jugar con Obasohan y Eyenga o Tomàs (este si se recupera algun dia) o bien con Oliver de base y Jeter de 2, este último estará más o menos acertado pero se las juega.

    • Pero es que pedirle ahora a Van Lacke, a sus 31 años, que sea un anotador cuando nunca lo ha sido es como pedirle a Báez que salga al triple que esta temporada vamos flojos en este aspecto.
      La estructura era clara:
      Van Lacke: Lucha, entrega, defensa, ayudas.
      Jelinek: Anotación.

      Y vas rotando entre ambos según lo que necesites desde la posición de 2. Yo veía la rotación clara “Van Lacke – Obahosan” y “Jelinek – Pere Tomàs” exterior defensivo + anotador según el punto fuerte del rival en ese momento.

      Si Jelinek no está cumpliendo ese rol, la culpa no es de Van Lacke y me parece absurdo pedirle eso ahora.

  3. Un apunte a comentar. Ayer jugamos contra uno de los peores equipos en cuanto a rebote y tiros libres se refiere. Ahí hubo una parte importante de la victoria. Obradoiro se quedó en 57% en tiros libres.
    En el tema del rebote, lo preocupante eran los 19 de los gallegos por los 13 nuestros, en un equipo (Obra) que no llega a 34 por partido si no recuerdo mal.

    Ayer gastamos el cartucho Obahosan para lo que queda de mes, tranquilamente.

    Preocupante que durante tantos minutos un jugador como Junyent nos hiciera tanto daño. Que nos lo hiciera Kendall vale, pero Junyent es inadmisible.

    Para finalizar, yo doy perdido para la causa a Trias.Ya no espero absolutamente nada de él esta temporada. Y con Jelinek ya no sé que decir. Es un jugador que me encanta, pero no voy a engañar a nadie, me esperaba más. Jelinek era un chaval que hace un par de años en 10 minutos te metía 2 o 3 triples, alguna bandeja y robaba un par de balones. Intensidad e instinto asesino concentrados. Ahora parece haber perdido esa chispa y desconozco los motivos al igual que desconozco que se puede hacer para recuperar al jugador.

    Y aunque sé que está recuperando el ritmo, que muchos meses lesionado y todo eso, me parece destacable que el jugador más alto en pista no cogiera ni un rebote en 15 minutos.

  4. Otro partido que ganamos sufriendo a uno de los equipos que debería estar en la parte de baja de la clasificación a final de año.
    Seguimos sin pasar de los 80 puntos en ataque y en valoración global, eso quiere decir que hay algunos jugadores que hacen bien las cosas, ayer Olivé, Obasohan, Tay, Báez y para mi a destacar la aportación final de Jeter con dos canastas decisivas, y otros que ni están ni se les espera de momento: Trias, Jelinek, Llovet, Van Lacke (aunque este último aunque aporta muy poco en ataque es capaz de sacrificarse en defensa y en el rebote no como Trias y Jelinek). Con este panorama se me antoja muy difícil la idea de ir a ganar cualquier partido fuera y de aspirar a ganar en casa a equipos de superior nivel al nuestro.

    • Decir que Van Lacke ni se está ni se le espera no me parece correcto. Es un jugador que se sacrifica mucho para el equipo. Es el jugador que más se centra en la defensa, tiene una actitud envidiable en este aspecto, y muy pocos jugadores del equipo la tienen.
      No se qué esperaba la gente de él. Van Lacke en Valladolid era el líder espiritual, pero nunca ha sido ni será un anotador. Van Lacke aporta ánimos, esfuerzo, entrega, tensión, alguna canasta puntual para levantar ánimos. Es un jugador que puede ser muy importante si dejamos de pensar de una maldita vez que Van Lacke es un anotador. No, no lo es, el escolta anotador es Jelinek, no él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s