La hora de la confirmación. Previa FIACT Joventut – Lagun Aro GBC

Después de una semana de puentes, euforias varias, despedidas emotivas e inicios de compras compulsivas de reyes, el ánimo del aficionado verdinegro ha vuelto a un estado más calmado, de confianza por el gran partido frente a Cajasol, pero con respeto por un rival que llega herido y que una derrota el domingo empezaría a dejarlo acorralado.

Y es que la euforia brotó cual géiser cuando se ganó a los sevillanos, pero a medida que se ha ido llegando al siguiente partido ha crecido cierta incertidumbre. ¿Se mantendrá la actitud frente al Lagun Aro de Sito Alonso? ¿Notaremos mucho la baja de Eyenga al ser Obahosan nuestro único alero sano? ¿Está Jelinek para responder a un aumento de minutos? ¿Trías y Llovet han vuelto para quedarse? Y es que la victoria del pasado sábado mostró a un Joventut que, aún con la descomunal actuación de Van Lacke, fue muy coral. Todos los jugadores, salvo quizás Jelinek, mostraron una clara mejoría de actitud, defendiendo muy fuerte, peleando cada balón y dejándose la piel en el campo. Lo que se les debería suponer por defecto a todo jugador profesional, por otra parte. Además, el susto de Tay al final no fue tanto y estará disponible, por lo que parece que esta semana el fantasma de las lesiones se ha olvidado un poco de nosotros. Ahora falta por ver cuanto tiempo le queda al capitán para volver a verlo vestido de corto, la última pieza de un engranaje que si todos los jugadores aportan lo que se les supone, podemos aspirar a ver un buen juego y establecernos en la parte media de la tabla sin muchos sufrimientos. El problema es que ya estamos en la jornada 10, quedan 24 partidos y el final de primera vuelta que nos espera es muy duro. En estos partidos que nos quedan se demostrará de que pasta son nuestros jugadores. Sin son lo suficientemente fuertes mentalmente para aguantar un posible chaparrón formado por Madrid, Baskonia, Valencia e Unicaja y no bajar los brazos o encadenar una derrota tras otra que cada vez mine más la moral. Por eso, este partido frente a Lagun Aro es clave. Una victoria daría continuísmo, moral, cierta tranquilidad y confianza en el juego. Una derrota, además de darle una victoria a un rival directo como es actualmente GBC, sería resucitar anímicamente a un equipo herido, por no hablar de lo obvio de perder un partido en casa. Lagun Aro ha perdido en las últimas cuatro visitas al Olímpic. Aunque las estadísticas están para romperlas, datos así van minando la confianza de los equipos con el paso de los años y al final las visitas a ciertos campos se convierten en torturas. No hay más que mirar casos como el de Gran Canaria con el centro Insular, que solo con su mención ya provoca respeto o el Atlético de Madrid en fútbol que lleva más de 10 años sin ganar al Real Madrid. El componente psicológico está ahí y sería un error negarlo.
Lagun Aro GBC por su lado, como ya he comentado, es un equipo que llega tras tres derrotas consecutivas, ninguna de ellas por gran paliza. Y este es uno de los puntos a temer de este equipo. Hasta el momento ningún equipo ha sido capaz de aplastar a este equipo. Tiene una plantilla veterana y eso se nota. Han peleado hasta el final contra equipos como Unicaja, y a su vez han demostrado también que son capaces de irse a altas anotaciones si hace falta, aunque cuando pasa eso su defensa también permite muchos puntos. Además son un equipo muy irregular, capaces de hacer grandes parciales en la primera mitad para dilapidarlos en apenas un cuarto, como de lo contrario. Además pueden llevar el partido a un ritmo loco y totalmente impredecible, hecho ante el que la Penya no debe caer nunca en su juego. deben mantener su ritmo y juego sin caer en precipitaciones. Su entrenador lo conocemos todos, su estilo no ha cambiado, ha madurado. El juego exterior sigue siendo su baza fuerte con el triple como arma recurrente y una cierta debilidad en el juego interior. Además conoce a la perfección a Jelinek, Llovet y Norel, por suerte el estilo del Joventut actual es distinto del de cuando estaba él, por lo que no le será tan fácil idear una estrategia para pararnos. La endeblez de su juego interior ha llevado a Sito a poner a su mejor jugador, Andy Panko, a jugar muchos minutos de 4, aunque solo ha podido paliar en parte esa debilidad. Cuentan con la baja del húngaro Peter Lorant para este partido.

Análisis del rival: Lagun Aro GBC

Bases:

La rotación de los bases de Sito es impredecible. Aunque por promedio parece que ambos jueguen por igual, la verdad es que pocas veces ambos juegan más o menos el mismo minutaje. Tanto Javi Salgado como Raulzinho Neto varían sus minutos en función del partido, no hay una rotación clara definida y el que esté en mejor momento es el que juega. Incluso no se puede decir que haya un jugador titular. Cada jugador tiene un perfil radicalmente distinto. Por un lado el veterano Javi Salgado muestra un estilo más calmado. Anota, asiste y dirige por igual sin destacar especialmente en nada. Eso sí, de vez en cuando tiene partidos donde se le cruza algún cable y resta mucho más que suma.

Para esos partidos el contrapunto está en Raulzinho Neto, un joven base brasileño de 19 años, que en muchos detalles puede recordar al joven Marcelinho Huertas. Un jugador algo impredecible, con desparpajo que tanto puede asistir con soltura como no ser capaz de dar un buen pase a canasta en todo el partido.

No se prodiga mucho en la línea de tres y es muy activo en defensa, pero activo en el sentido de que, como todo joven, comete muchas faltas, por lo que si Salgado no tiene el día es buena idea buscar a Oliver o Pooh para sacar faltas a Neto y dejar a GBC sin una cabeza pensante en pista. Ninguno de los dos destaca por su defensa.

Aleros:

Como buen equipo llevado por un entrenador “marca Penya”, aquí reside el punto fuerte de este equipo, con tres jugadores a destacar. Andy Panko, Sergi Vidal y Jimmy Baron. Sergi Vidal es de sobras conocidos por todos en el Olímpìc. Un anhelo durante estos últimos veranos. Escolta que a sus 30 años está volviendo a disfrutar del baloncesto después del ostracismo en Madrid, Juega auténticas minutadas, promediando 33 minutos por partido, jugando muchos minutos de 3 a causa del desplazamiento de Panko al puesto de 4. Sergi está anotando, reboteando y hasta asistiendo con cierta soltura, destacando un muy buen 62% en tiros de dos. Su compañero en el puesto de 2 es el americano Jimmy Baron. El escolta, de 25 años, después de su gran irrupción el pasado año que dejó con la boca abierta a todos con un fantástico concurso de triples, corroborado posteriormente con un gran inicio de campaña, ha bajado un poco el pistón en este segundo año. Juega muchos minutos, como los otros dos nombrados anteriormente, y es capaz de irse hasta los 20 puntos, pero con menos facilidad que la temporada pasada, quedándose en 4 partidos sin llegar a los 10 puntos. Tiene licencia para tirar lo que quiera desde el triple, aunque esta temporada está demostrando una peor puntería. Muy fiable desde el tiro libre, aunque no tan bueno para forzar faltas. Lleva los últimos 3 partidos sin acudir a la línea, sumando 5 partidos este año en que no ha tirado ningún tiro libre. El otro pilar de este equipo es el eterno Andy Panko. Jugador que lleva prácticamente desde 2003 en España, es un alero todo-terreno. Salvando las muchas distancias actuales, un ideal de lo que podría llegar a ser Pere Tomàs si sigue con su progresión y va cogiendo galones en el tiro. Panko anota de 2, de 3, sabe forzar faltas, defiende y rebotea. Un auténtico peligro desde el puesto de 3/4. Será difícil pararle cuando juegue de alero ante la ausencia de jugadores capacitados para pararle. Por suerte, si juega de 3, la pintura de Lagun Aro se vería muy debilitada, por lo que Sito tendrá que hacer malabares para ver si le conviene más hacer daño desde el puesto de 3 con Panko y dejar vía libre a nuestros interiores, o intentar equilibrar un poco más la situación. Los pocos minutos que dejan esos tres jugadores los juega el griego Papamakaryos, jugador esforzado pero no especialmente destacable en nada.

Pívots:

La gran laguna de este equipo. Una rotación ya corta de por sí, con solo 4 interiores, de los que hay que restar la baja de Lorant, y falta de dureza ha llevado a Alonso a poner a Panko muchos minutos de 4, y aumentar a su vez el tiempo en pista de Vidal y Baron. Un juego interior de bastantes centímetros pero de dureza casi inexistente. Doblas es el que más juega de los tres que hay. Pívot duro con un juego de pies a la altura de muy pocos en la ACB. Por desgracia (o para beneficio nuestro), su cabeza no le suele acompañar. Es fácil sacarlo de sus casillas y hacer aflorar su agresividad, que suele acabar con él en el banquillo. Hace muchas faltas y es muy muy blando en el rebote. Capaz tanto de intimidar como un muro de 3×3 como de ser una hermanita de la caridad. Sus compañeros, el ya conocido Andrew Betts, un jugador cuya poca sangre y endeblez son imperdonables en un tío de 2’17, y el nigeriano Kenny Adeleke, buen reboteador cuando se le dan minutos pero muy limitado en ataque. En definitiva, salvo por Panko, un juego interior accesible para nuestros jugadores.

¿Qué debe hacer el Joventut?

No voy a hablar de la actitud porque ya lo doy por hecho. Nuestro equipo, sin una figura clara, no puede ir a ningún sitio sin salir a morder desde el inicio. La baja de Eyenga va a suponer un posible aumento de minutos de David Jelinek cuando Van Lacke tenga que jugar de alero para dar descanso a Obahosan. Estos dos últimos es muy probable que, salvo problemas de faltas, lesiones o una explosión súbita del checo, lleguen a los 30 minutos hasta que vuelva Tomàs ante la teórica ausencia de refuerzos.
Para empezar, Pooh debe aprovechar la debilidad defensiva en el puesto de base y la débil ayuda de Baron (cuando este juegue de escolta) para martillear una y otra vez, ya sea con tiro desde el perímetro como en penetraciones. Oliver, por su lado, debe anular en defensa. Tiene capacidad y físico para borrar del partido tanto a Salgado como a Neto. En los puestos de escolta-alero tengo más miedo. Lagun Aro posiblemente juegue con muchos minutos con un Baron-Vidal, y si el americano tiene el día, solo Van Lacke está demostrando la suficiente solidez defensiva para frenarles. A su vez, si Van Lacke está con alguno de los dos, Obahosan o Jelinek estarán con el otro, por lo que, o se ponen las pilas (sobretodo en el caso del checo), o nos pueden hacer mucho daño.
El juego interior es otra historia. Tenemos un juego interior más intenso y, hasta el momento, más regular. Panko es prácticamente la única amenaza y si Norel sigue con su progresión, Báez con su habitual entrega y puntos, Tay con su intensidad y fuerza, Llovet con su testiculina y Trias acordándose de que los pivots juegan en la pintura y no en la cabeza de la bombilla, tenemos buena parte del partido ganado. Tenemos que cerrar el rebote, tanto defensivo como ofensivo, sobretodo cuando juegue Doblas, al que los rebote es algo que ni le va ni le viene a no ser que le caiga en las manos. Por suerte tenemos tres interiores que pelean por el rebote como auténticos jabatos y un cuarto, Norel, que parece que se está aplicando en este sentido. El holandés, que mostró un gran posicionamiento ante canasta contra Cajasol, debe aprovechar su altura superior respecto al resto de interiores y su mayor movilidad ante el único que le supera en este aspecto, Andrew Betts. Además la defensa debe ser muy intensa. Panko va a anotar si o si. Aparte de por su calidad, porque juega muchos minutos. Pero Panko no puede ganar el partido solo, si frenamos al resto, Panko caerá por puro agotamiento.
Deberíamos jugar un partido a pocos puntos. Lagun Aro ha demostrado sobradamente capacidad de irse a anotaciones altas. Nosotros, en cambio, en nuestro mejor día en ataque, que nos parecía que nos entraban todas, tan solo llegamos a los 83 puntos. Un partido de altas anotaciones no nos beneficia. Posiblemente el partido llegue igualado al final, cualquier otra opción me resultaría extraña tanto si es en favor nuestro como de los vascos.

Las claves

– Mantener el espíritu de Cajasol.

– Crear un ambiente hostil para con el rival.

– Búsqueda del juego interior, pero sin olvidar el exterior para que las defensas no se cierren. Báez y Norel deben superar los 10 puntos. Tienen la capacidad y la defensa rival, sin llegar al nivel de Cajasol, no tiene la capacidad de anular a estos dos. A su vez, Llovet debe volver a fajarse en defensa. Por una vez, los peligros rivales no le sacan 1 cabeza.

– Obahosan lleva 2 partidos regulares. Siguiendo la tónica del año este partido le toca anotar unos 15 puntos.

– Con la marcha de Eyenga, Jelinek va a tener su oportunidad. Es más, me arriesgaría a decir que, teniendo en cuenta los rivales que vienen después de GBC, si en este partido no aprovecha su oportunidad, el banquillazo que reciba puede ser importante. David, es ahora o nunca.

– Alonso es un buen técnico teórico. Tiene grandes conocimientos del juego y la táctica, pero le falta experiencia. Cuando el partido se escapa de su guión preestablecido le cuesta reaccionar adecuadamente. Recalcar “reaccionar adecuadamente” ya que Sito reacciona, pero no siempre para bien. Además aún le cuesta saber jugar finales apretados. Salva debe aprovecharse de este factor.

– Una derrota puede ser un golpe que nos lleve a perder los próximos 4 o 5 partidos y dejarnos en una situación de no saber como remontar esto. La derrota no es admisible.

Anuncios

6 comentarios

  1. Me callo lo que opino del partido porque estoy en caliente.
    Pero esta actitud en jugadores profesionales es inaceptable

    • Totalmente de acuerdo, lamentable e indignante, que falta de orgullo y de raza, y también que mala dirección y falta de recursos tácticos en defensa desde el banquillo. Desde hoy dejo de confiar en este equipo y o cambian mucho las cosaso nos vamos directos a la Leb.

  2. Efectivamente la aportación de Jelinek y Obasohan se me antoja decisiva. Van Lacke aunque no aporte en ataque, sí lo hace en defensa. Vamos a ver si Trias sigue en línea ascendente que esperemos que confirmen Báez y Norel. Creo que va a ser un partido más difícil que el de la semana pasada contra Cajasol.

    • Jugando a basket ficcion nivel avanzado, aparte de por temas económicos obvios, yo creo que Salva confia en que Jelinek dé ese aumento de minutos de calidad por el desplazamiento de Van Lacke al 3, en vez de fichar a un temporero aunque sea un cacho de carne.
      Si David no muestra una clara mejoria en los dos proximos partidos, creo que se va a intentar traer a alguien y dar a Jelinek por perdido

      • Estoy de acuerdo Jordi, creo que es de las últimas oportunidades que Jelinek va a tener para mostrar algo.
        Por otro lado me gustaría cuál es el estado real de Pere Tomàs, si podemos contar con él a corto plazo 1-2 semanas o ya lo podemos dar por perdido para esta temporada? Creo que el club y en especial los servicios médicos deben dar una explicación.

  3. Si mantenim el nivell defensiu ho aconseguirem.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s