Qué sea lo que dios quiera. Previa Valencia Basket – FIATC Mútua Joventut

Ambiente raro el que se vive actualmente en Badalona. Con el equipo en 11ª posición, a 2 victorias y 2 posiciones del Play-Off y con 5 de ventaja sobre el descenso, mucha de la gente (excepto el grupo irreductible de Juan Pedro bajo su lema “No hagáis planes para la primera quincena de junio”) sigue pensando en ganar 1 partido más, certificar la permanencia y “Virgencita, virgencita, que me quede como estoy”. Esto denota bastante, no solo las expectativas que se tenían sobre este equipo (avaladas por los comentarios de Villacampa antes de iniciar la campaña), sino la poca confianza en la regularidad del juego del equipo. Con esta situación, viajamos a Valencia, cuyo equipo está viviendo (a pesar de la derrota la semana pasada en el Blaugrana) uno de los mejores momentos de forma del año.

El partido de la semana pasada fue un pase de luces y sombras. Más sombras en cuanto a lo número, pero con luces más brillantes. Lo más destacado por parte de lo positivo, sin duda alguna, fue la victoria, la aparición fulgurante de Todorovic en el tercer cuarto (que nos dio una bocanada de aire cuando estábamos al borde de la asfixia), la teórica recuperación definitiva de Jordi Trias y el hecho de que todos los jugadores, en la medida de sus posibilidades, aportaron. Por la parte negativa, capturaron más rebotes (tanto ofensivos como defensivos) en un equipo donde solo Borchardt destacaba en este apartado, se resucitó a un Songaila que no había hecho NADA desde su llegada a Valladolid, ganamos tan solo de 10 puntos (y por el arreón final de tiros libres, que a falta de minuto y medio ganábamos de 2) a un equipo que anotó 1/17 en triples, el mal partido de los nuestros desde el tiro de 2 (para compensar el 1/17, imagino) y finalmente la imagen de que nos costó sangre, sudor y lágrimas vencer a un equipo casi desahuciado, cuyo futuro en LEB da por hecho casi todo el mundo. Por lo tanto, las sensaciones para el partido frente al Valencia no pueden ser peores. Poca gente confía en la victoria. Yo mismo no confío en la victoria, si os soy sinceros. Este Valencia ya no es el que ganamos en el Olímpic, ahora es un equipo de verdad, con un entrenador de verdad y con una fortaleza a nivel de juego de la que pocos equipos disponen actualmente en la ACB. Además, tenemos el añadido de Llovet a esa bonita lista donde Tomàs y Báez parecen incluidos de manera casi sempiterna. Por contra, se contará con los jugadores del Prat Todorovic y Ventura. Esperemos que Marko vuelva a hacer una actuación como la del domingo pasado. La vamos a necesitar.

Por su lado, el Valencia está atravesando un momento muy dulce. La derrota frente al Barça fue la que cortó una racha de 4 victorias consecutivas, humillación al Madrid mediante. Con la llegada del ex-excelso tirador de la Jugoplastika y Fuenlabrada (entre otros) Velimir Perasovic, que le ha dado una estabilidad y empaque al equipo impensable cuando Olmos se sentaba en el banquillo. Al igual que las Fallas, parece haberse instaurado en Valencia la costumbre de contratar para iniciar la temporada a un entrenador de calidad muy inferior a la del equipo y aspiraciones del equipo, para echarlo cuando la cosa, evidentemente, no funciona, contratar un entrenador contrastado después, que consigue resultados, y a final de temporada deshacerse de él para iniciar de nuevo el ciclo al año siguiente. Este hecho nos ha beneficiado, ya que nos ha permitido rascar victorias en el Olímpic frente a combinados contra los que ni soñábamos lograr derrotar. Pero ahora la situación es muy distinta. Este equipo, aunque por plantilla se parezca, no tiene nada que ver con el que nos visitó en la primera vuelta. Y además no jugaremos en el Olímpic. El trío De Colo – Martínez – Caner-Medley está jugando a gran nivel, y eso el equipo lo nota. Sobretodo en el caso del francés, que tras un inicio de temporada dubitativo, se ha hecho con el mando de operaciones de los taronja y está demostrando unos galones y calidad de aspirante claro a mejor base del año.
Por si fuera poco, parece este partido recuperan a Lishchuk, un jugador que seguramente nos haga mucho daño. Caner-Medley tiene molestias, por lo que seguramente anote 23 puntos y capture 8 rebotes.

Valencia Basket: Sus peligros

– Potencia y fuerza. Valencia no es un equipo especialmente alto. Es cierto, tiene a dos jugadores como Faverani y Lishchuk de 2’10 y a un alero como Claver de 2’07. Pero su punto fuerte es su velocidad y su fuerza. Gente como De Colo, Pietrus, Caner-Medley o el ucraniano son muy fuertes para su posición, y saben aprovechar esta circunstancia. Son un equipo muy físico en todo lo amplío del sentido. Y en nuestro equipo solo disponemos de un jugador de características parecidas en la figura de Tay Williams. Estamos en gran desventaja en este aspecto y Perasovic seguro que sabrá sacar partido. De Colo es demasiado fuerte para Jeter y demasiado rápido para Oliver. Además, si ponen juntos en pista a San Miguel/Markovic con De Colo de escolta, su capacidad para subir el balón y superar la primera línea de presión aumenta varios enteros. Intentar imponer un ritmo lento y tosco de lo único que puede servir es para mantenernos en el partido, ya que, a priori, no disponemos de armas efectivas para hacerles daño si Valencia sale concentrado y al 100%.

– Juego interior. Si contra Valladolid, que prácticamente jugó con dos interiores y siendo tan solo 1 de ellos un jugador que había demostrado ya ese nivel alguna otra vez esa campaña, lo pasamos tan mal, contra Valencia puede ser horrible. Nik Caner-Medley, Serhiy Lishchuk, Victor Claver, Florent Pietrus, Vitor Faverani… Perasovic cuenta con una gran variedad en las posiciones interiores. Aunque los actores principales sean Nik y Serhiy, la verdad es que el resto puede aportar minutos de mucha calidad, sobretodo ante un juego interior de tan diezmado como el nuestro. Aún con la recuperación de Trias, lo cierto es que nuestro juego interior lo componen un 4’5 atlético y gran reboteador, pero aún inexperto, un 2’12 muy blando, un 4 que parece que ha vuelto a la vida pero aún no está del todo claro, un alero veterano al que colocamos de 4 porque no hay más opción y un Todorovic que aún es cascarón de huevo. En condiciones normales y lógicas, Valencia debería pasar por encima de nosotros cual camión de 8 ejes.

– De Colo. Si hay un jugador que puede hacernos daño de verdad (como se demostró en la primera vuelta), es el francés. Base muy atlético, de buen dominio del balón y con una velocidad y potencia de piernas que le permite penetrar con fuerza. Se le puede poner encima a Van Lacke, es cierto, pero aún con nuestro mejor defensor exterior encima, Nando puede seguir haciendo daño y percutiendo nuestra canasta una y otra vez. Además, el francés está pasando por un momento dulce en la anotación. No me gustaría ser Maldonado y pensar posibles defensas para frenar al 22 de los valencianos.

¿Qué debe hacer el Joventut?

La verdad es que no tengo ni idea. Lo obvio sería decir que repetir la actuación del partido de ida, pero decir eso sin tener en cuenta que ya no está Olmos para dirigir la nave taronja es pecar de muy optimista (grado Juan Pedro + 3). Repito lo mismo que dije frente a Bilbao. Si Valencia juega como sabe, salen concentrados al 100% y con la mentalidad adecuada, el Joventut no dispone de armas para frenar al equipo rival. Nos superan en velocidad, en tiro exterior, en potencia física, en experiencia y veteranía, en centímetros, en regularidad… La única esperanza es que los valencianos no tengan el día, salgan desconcentrados o los logremos sacar del partido. Pero con Perasovic en el banquillo, parece complicado que logremos hacer esto. Sé que es una perspectiva muy pesimista, pero vista la situación del equipo y la del rival, soy incapaz de formularme un escenario donde, de tú a tú, podamos meterles mano de alguna manera. Cada vez voy tomando más consciencia que el equipo de las 4 victorias consecutivas fue solo un espejismo y que, mientras Báez no se recupere y alcance de nuevo su nivel de juego, no volveremos a ver. Es cierto que frente a Valladolid, todos los jugadores aportaron en la medida de lo que pudieron y fue una victoria de pundonor. Es cierto que vimos a todos los jugadores esforzarse, luchar y dejarse la piel en el campo, con mayor o menor acierto. Pero todo este esfuerzo, toda esta entrega y lucha solo nos sirvió para ganar en el último minuto al colista y en nuestra pista. Y esa es la realidad actual de este equipo. Un derroche físico como el de frente a Valladolid solo servirá para caer con dignidad frente a Valen

Anuncios

6 comentarios

  1. Nada nuevo bajo el sol, nos han bailado como han querido.

    • La culpa es tuya por ponerle ese título tan trágico a tu previa. Con un ” A Valencia a bebernos un zumo ” ganamos de calle…..en fin…
      Lo cierto es que el paquete no sorprende. Hay que pensar en el Zaragoza.

  2. La victoria siempre es posible, otra cosa es apostar dinero a que vamos a ganar.
    Ante los rivales superiores si se dan dos variantes, nosotros jugar bien y ellos mal, es posible ganar y un factor a favor nuestro es que tal vez el pabellón no tenga una buena entrada.

    • La cosa está en que, actualmente, es más probable que juguemos nosotros mal a que lo hagan ellos. Al igual que es más probable que jueguen ellos bien a que lo hagamos nosotros. Si aún estuviera Olmos, te diría otra cosa, pero con Perasovic son un equipo bastante serio. No son como el Bilbao, vamos.
      La afluencia del pabellón da un poco igual, la Fonteta no es que sea un infierno, esté o no lleno.

  3. Jordi totalmente deacuerdo contigo. Pensar hoy en la victoria es una quimera, si perdemos de menos de 15 puntos nos podemos dar con un canto en los dientes. La salvación, no nos engañemos, único objetivo de este equipo no está conseguida, hay que ganar 1 o 2 partidos más, ya que si no lo hacemos y encadenamos de nuevo 2-3 derrotas seguidas los de abajo se van a ir acercando puesto que Valladolid y Estudiantes como mínimo ganarán unos 3 partidos de aquí a final de temporada. Por cierto Báez va a volver a jugar este año o ahora resultará que también debe operarse?

    • Valladolid lleva 6 victorias. Estudiantes 7. Quedan 7 partidos. Que Valladolid gane en 7 partidos lo mismo que durante 27 si es una quimera. Estudiantes debería ganar 6 partidos de estos 7 para superarnos. Y lleva 7 en 27 jugados. No nos engañemos, es más asequible ir a PO que a bajar. Que tenemos 7 equipos por debajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s