La prórroga con Lluís Cortés: “La Penya ha hecho más que nadie por la Ciudad”

Josep Lluís con su hijo Guifré

Comentábamos ayer, antes de comenzar una nueva prórroga, en el lujo que supone el haber ido poco a poco consolidando un lugar dónde hablar de basquet. Un lugar dónde, como los galos en Axterix, poder hablar de un deporte diferente al casi monopolio televisivo de la actualidad, el fútbol.
Y ayer, para desentumecer neuronas después de semana santa, Josep Lluís i Cortes. Historia del básquet de nuestra ciudad. Orgulloso como ninguno de haber sido parte de la historia de la Penya, aunque los comienzos como casi siempre, no fueron fáciles.

Hechas las presentaciones, hicimos la pregunta que utilizamos cada semana para romper el hielo:

¿Cuál es su primer recuerdo del basquet?

La respuesta duró más de una hora. Un tiempo en el que hizo un repaso de como comenzó a botar el balón en aquellas pistas de tierra, mientras se subía a la valla del campo del Circol para mirar los jugadores.
Repasó como vinieron a buscarlo del Orillo verde de Sabadell porque no era suficientemente bueno para la Penya. Como aun espera una respuesta del Barça, de quién le dijo que en 48 horas la tendría. Una respuesta que fue la disolución de la sección de basquet por parte del que fue presidente de la sección. De como apareció “papá Saporta” y se lo llevó para Madrid. De sus primeros triunfos, de la mili y de como terminó subido en un taxi con un fusil en mano.
Y la parte romantica, porqué acabó en la Penya. Saporta vociferaba que nadie se iba del Madrid, sin contar que había algo en Badalona que tenía más fuerza para Lluís (que por cierto nos aclaró que se trata de apellido), el amor lo devolvería a su Ciudad, a casa, y a la Penya. Ahora ya si era valido para el Joventut, un equipo que con jugadores de la cantera y todos menos Alfonso Martinez catalanes ganaron la primera liga de nuestra historia. Una historia que Lluís continuó ayudando a crecer desde diferentes ámbitos del Club y sin duda, ayudando con su conocimiento y respeto hacía un deporte que ha formado eje principal de su vida.

Llenó las más de 2 horas contando anécdotas de como consiguieron llegar a Roma para disputar los Juegos Olimpicos, y de como un premio inventando terminó siendo verdad, el regalo de una Vespa si terminaban sextos. Al final octavos, lo que les privó de motorizarse a la selección. Del debut de Jordan, en el que él, tuvo parte de “culpa” que el jugador se marchara desde la Universidad a Boston. De como Fernando Martin se desenvolvía por Estados Unidos y muchas más anécdotas que mientras éstas salían de su boca, a él se le iluminaban los ojos, con ese placer que proporciona contar cosas que han marcado tu vida en positivo.
Quién escribe sin duda se fue a casa con ganas de más, de poder revivir una parte de la historia de nuestro deporte que por edad no he podido vivir, pero que en boca de estos invitados que van pasando por la prórroga, nos podemos ir haciendo una composición de como fueron, de las muchas dificultades, pero de los enormes momentos de alegría que han ido repartiendo por esos pabellones a pesar de unos arbitrajes, que sin duda, marcaban el devenir de las diferentes competiciones como nos contaba Lluís.

Es imposible resumir lo mucho que nos contó Josep Lluís, las muchas anécdotas que él, con sus gestos y gracia personal nos relataba mientras las volvía a vivir y regresaba a un pasado, en el que él hizo cambiar muchas cosas de nuestro deporte y la ciudad.

Costó despedir la charla ya que a la totalidad de los allí presentes se nos había parado el reloj. La marcha atrás que Lluís hizo con su historia nos dejó a todos suspendidos en un momento del día en que la prisa desapareció. Nadie se atrevía a romper la magia de una historia, la que nos contaba Lluís salpicadas de mil anécdotas llenas buen humor, de pasión, de basquet.

Nos quedamos con un par de frases que sin duda harán reflexionar a algunos. Quizás algunos recapaciten sobre el futuro que tiene que tomar el basquet en general:

No gana quién más trabaja si no quién tiene el mejor banco.

Sin duda una frase que refleja el momento actual del basquet, pero que no impide reconocer, como así hizo, el enorme trabajo que ha hecho el entrenador de la Penya esta temporada.

Y la otra frase es la que hemos utilizado de titular:

La Penya ha hecho más que nadie por la Ciudad.

Es Badalona rica en muchas cosas destacables, en una historia repleta de hechos significativos, pero la Penya, es el estandarte de una Ciudad que no debemos permitirnos el lujo de perder. Todos tenemos el deber de ayudar a que la historia de nuestro Club continue creciendo.

Sin duda personas como Josep Lluís i Cortes, a quién ayer unos cuantos fuimos unos privilegiados de poder escuchar de su propia boca una historia que tiene que ser presente, que se tiene que conocer, porque solo desde nuestros orígenes, volveremos a ser los más grandes, porque el mejor Club de basquet, lo continuamos siendo.

Gracias Lluís, queremos segunda parte.

Anuncios

Una respuesta

  1. Josep Lluis Cortés, un grande del baloncesto, que el Juventut en particular y el deporte de la canasta en general, tienen el deber y la obligación de escribir en su Historia, su nombre con letras de Oro.!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s