Las cuentas de la lechera. Previa Real Madrid – FIATC Mútua Joventut.

Llegamos a la última jornada del año, el ¿final? de un trayecto que ha sido abrupto, desesperante, tedioso en ocasiones y que, cuanto más nos acercábamos al final, menos ganas teníamos de que se terminara. Todo lo contrario que al principio, donde teníamos ganas de que todo terminara rápido y “virgencita virgencita, que me quede como estoy”. Esta ha sido la temporada del Joventut. Una temporada realmente atípica para lo que es la historia del club pero que es la que parece a la que vamos a tener que irnos acostumbrando. Como última estación, viajamos a Madrid a jugar un partido que, contra toda lógica, no se juega en horario unificado. Me he estado informando, y la gran organización de la ACB ha deparado para la última jornada DOS partidos en el mismo pabellón, haciendo inviable la unificación de horarios aunque Joventut se esté jugando la clasificación de Play-Off junto a Lucentum, CAI y Unicaja. Un viva y un bravo para la ACB, por favor.

Pero vayamos a lo que nos interesa. El baloncesto. Y nuestras opciones de Play Off. Que son muy escasas, por cierto. No solo debemos ganar al Real Madrid en su pista (y esta es la parte más fácil de todo, ojo), sino que deben perder Lucentum en su pista frente a Fuenlabrada, Unicaja en su pista frente a Banca Cívica y CAI en Santiago de Compostela. Por eso, antes de empezar con nuestra habitual previa, voy a hacer 3 mini-previas sobre los partidos que nos afectan directamente.

Previa Lucentum Alicante – Mad-Croc Fuenlabrada.

Alicante, actualmente 8º clasificado, es el único equipo que depende de si mismo para clasificarse. Incluso la victoria, combinada con derrotas de Lagun Aro y Banca Cívica, podría hacerle subir hasta la 6ª plaza. Por lo tanto, son los que, a priori, más sencillo lo tienen. Sobretodo porque, si jugar en casa no fuera suficiente, reciben al, posiblemente, peor equipo de la segunda vuelta junto a Unicaja. Fuenlabrada está pasando por un bache que, si no llega a ser por la participación a inicios de año de Ayón, muy probablemente estuviera ya descendido. A su estado de forma hay que unir que ya no se juegan absolutamente nada y habría que confiar en que su orgullo les hiciera salir al campo con un mínimo de competitividad.
Alicante va a tener las bajas de Dewar y Tyrone Ellis, jugadores importantes de su rotación, y cuenta con las dudas de Freire y Rautins. Pese a esto, el Fuenlabrada actual es un equipo al que a Alicante le basta con Ivanov y Llompart para ganar sobradamente. Sí existen los maletines, esperemos que CAI y Unicaja, los otros implicados, ya hayan mandado alguno a los fuenlabreños, que a nosotros no nos llega el presupuesto para eso.
Mi previsión: Victoria fácil de Lucentum.

Previa Unicaja – Banca Cívica.

Los malagueños parece que, al fin, se han acordado de que aún están compitiendo y con algo en juego. Su partido frente al Bilbao fue su mejor actuación desde… Hace mucho. Zoric y Freeland jugaron con los interiores de Bilbao, y el resto de jugadores pareció recuperar su orgullo, por lo que, parece, que vuelven a ser un peligro a tener en cuenta. Su clasificación para Play Off, todo y ser 11º, pasa únicamente por la derrota de Alicante. Da igual lo que hagan Joventut y CAI, con esa derrota y su victoria, están clasificados. Además, es de sobras conocido por todos la habilidad especial que están mostrando estos últimos años desde Málaga de clasificarse en los últimos momentos y de pura potra para luego dar una sorpresa en cuartos y llegar a semifinales. Por suerte, para este partido tendrán delante un equipo que se juega poder llegar a ser cabeza de serie, pero por desgracia, los sevillanos contarán con la baja de su jugador estrella, el pívot Paul Davis, mientras que los malagueños contarán con su plantilla al completo a excepción del imprescindible Jorge Garbajosa. Jugando en Málaga, con el espíritu renovado, con la clasificación para Play Off y/o Euroliga en juego y sin Paul Davis delante, veo la balanza decantándose en favor de Unicaja. Eso sí, si lo de Bilbao fue un simple espejismo, los de Plaza les van a pasar por encima sin compasión alguna.
Mi previsión: Depende de como salga a jugar Unicaja.

Previa Blusens Monbús Obradoiro – CAI Zaragoza.

Nos encontramos con un caso parecido al del Lucentum – Fuenlabrada, pero con la diferencia de que los maños juegan a domicilio y Obradoiro es un equipo con algo más de orgullo que los madrileños. Aunque el partido puede ser clave de cara al descenso, la verdad es que los gallegos están salvados, y tan solo el querer despedir la temporada con una victoria frente a su público es el aliciente que tienen. Por su parte, CAI, debe ganar y esperar. Y saldrán a ganar seguro. Los zaragozanos montaron una plantilla para ir a Play Off. Los jugadores (y lo que cobran de sueldo) fueron fichados para ser equipo de Play Off, y la no clasificación podría ser considerada un casi fracaso, por lo que los de Abós saldrán a morder. CAI viaja con las dudas de el brasileño Rafa y Archibald, aunque se espera que finalmente jueguen. Obradoiro solo cuenta con la baja de Junyent. Si finalmente no juegan los interiores aragoneses, veo muchas posibilidades de que Lasme y Kendall hagan lo que quieran y puedan ganar para dar una última alegría a la afición gallega. A Aguilar le falta un hervor, y tener que concentrarse solo en Cabezas y Wright puede simplificar bastante la defensa gallega.
Mi previsión: Si juegan Archibald y Rafa, gana CAI. Si no juegan, victoria apurada de Obradoiro.

Bien, con todo esto en mente, toca analizar el partido que nos incumbe principalmente, el Real Madrid – Joventut.
Como hemos podido ver, nos va a tocar tener que estar desde que termine nuestro partido, si ganamos, con los dedos cruzados hasta que terminen los encuentros de las 18:00. Lo siento, tengo que repetirlo de nuevo. Viva y bravo ACB. Esto tiene un hecho interesante, y es que nuestros jugadores solo podrán centrarse en el partido que están jugando, sin noticias que les puedan distraer y alejar la cabeza del juego. El partido frente a Lucentum fue uno más de un seguido de partidos que, aún con luces y sombras, se jugó de manera sobria y efectiva. A un primer cuarto de locura anotadora, le siguió un segundo de total bloqueo mental, pero en el que se supo mantener la compostura en defensa. Parece que con el paso de los partidos se ha ido logrando subsanar esa deficiencia en la que, si el equipo se quedaba bloqueado en ataque, le pasaba lo mismo en defensa. Ahora nuestros chicos parecen haber aprendido (a buenas horas) a mantenerse en el partido desde la defensa, y poder aguantar las pájaras ofensivas siendo fuertes atrás y asegurando el rebote. A destacar la aportación de Trias y Norel en este aspecto, en el que en los últimos partidos se les está viendo cerrar el rebote con fuerza y agresividad. El, para mi, mejor reboteador de la historia, Dennis Rodman, lograba intimidar con un rebote lo mismo que lograba gente como Mutombo con un tapón. En gran parte era por esa mirada, ese gesto de superioridad, que mostraba al rival cuando había aferrado el balón. Una mirada que decía “Todos los rebotes son míos. Si no te lo crees, ven y compruébalo”. Pues se está empezando a ver destellos de esta actitud en Norel. El holandés parece estar mutando de fino y frágil estilista ofensivo bestia todoterreno. Ha ganado en músculo, actitud y agresividad. Que unidos a su altura y su calidad ofensiva, le pueden hacer un interior total de esos que nos duran dos días en el equipo. Pero Henk no es el único que se merece el reconocimiento. Jeter cada vez me calla más la boca y está sabiendo adaptar su ritmo al de los compañeros y, lo que es más importante, los compañeros a su ritmo. El americano ha dejado de ser una nota disonante en el ataque verdinegro, y su aportación cada vez incluye más facetas del juego. Lo mismo va para un Obahosan que va aportando puntos de manera paulatina sin ser un gran agujero en defensa. Aunque sigue estando algo lento en las ayudas y sus respectivas recuperaciones.
Y para finalizar mi última ronda de elogios, toca hablar de Jelinek y Trias. Posiblemente  los dos jugadores que más han recibido por mi parte esta temporada. El checo parece haber cambiado su actitud de pasota/salvador a microhondas salvavidas. Entra en pista, anota un triple, rompe el ritmo rival, se deja los cuernos en defensa (aunque de momento de manera no muy efectiva), se va al banquillo y está listo para volver a hacer lo mismo cuando se le necesite. Quiero destacar una jugada de David del pasado partido que demuestra notas de veterano. En un ataque visitante, Freire entraba a canasta, cuando Jelinek se interpuso en su camino haciendo falta en el proceso, pero a pesar de que los árbitros ya habían señalado la personal, David no apartó las manos de encima del balón, de manera sútil, evitando que Freire pudiera intentar un 2+1. En partidos anteriores, recuerdo al checo apartarse en el momento, aceptando la falta, y dejando que el rival tirara como quisiera. Y de Trias qué decir. Está anotando lo justo, no está liderando al equipo, pero no deja de coger rebotes una y otra vez y siempre está ahí para rematar algún balón doblado sin dueño.
Y con esto nos vamos a Madrid, dispuestos a soñar.

El Real Madrid, por su parte, es un equipo tan irregular como su temporada. Del inicio fulgurante con un Rudy estelar, se pasó a una etapa de dudas sobre como jugar, para alcanzar su pico de forma en la Copa del Rey donde el equipo blanco desplegó un juego atractivo, rápido y efectivo. Desde entonces, el equipo ha ido trampeando, con la decepción de la no clasificación para los cuartos de la Euroliga de por medio, hasta ocupar la segunda plaza con solvencia. La derrota frente al Barcelona hace unos días dejo un regusto agridulce en el aficionado merengue. Agrío porque se perdió, no solo el partido, sino la posibilidad de encabezar la liga y de darle una nueva asestada moral definitiva de cara a un posible cruce en Play-Off. Pero por la parte positiva quedó el hecho de que este Barcelona ya no es tan inalcanzable como parecía otros años, que se le puede ganar, incluso en su campo, y que la victoria en la Copa del Rey no fue el canto de cisne del Madrid.
Analizar a este Real Madrid no es sencillo. Son un equipo de juego irregular y sin ningún elemento que parezca que sea el catalizador de esta irregularidad. Son un equipo puramente ofensivo. Su defensa se basa más en la intensidad para crear un contraataque y transición rápida que en los conceptos puramente defensivos. No cuentan con ningún jugador que destaque especialmente por su perfil defensivo. Cuentan con hombres como Llull, Pocyus o Begic, cuyas cualidades físicas les llevan a ser elementos importantes en defensa, pero eso es un añadido que tienen, ya que principalmente esas características van destinadas a correr, atacar y correr aún más. Además cuentan con varios jugadores que son capaces de desequilibrar un partido por si solos, aunque rara vez se conjugan todos a la vez. En conclusión, un equipo siempre peligroso pero aún en pañales y cuyo único aliciente de cara a este partido es coger forma para los Play-Off contra un rival que aún desconocen.

Real Madrid: Sus peligros

– La velocidad. El Real Madrid es, posiblemente, el ataque más vistoso y alegre de la competición. Sus rápidos contraataques, sus tiros súbitos y sus transiciones fulgurantes entre ataque y defensa dejan un espectáculo bonito de ver. No les importa demasiado recibir puntos, ellos juegan a que el rival les aguante el ritmo ofensivo. no a entorpecer lo máximo posible el ataque rival, y además de manera rápida, a toda velocidad, a 80, 90, 100 puntos. Un estilo que se había empezado a perder por Europa y que, si os soy sincero, no se yo si nos conviene o no.

– Mirotic, Tomic, Llull, Carroll… Son tantos los jugadores merengues capaces de decidir un partido por ellos mismos, que es complicado señalar a alguno de ellos como el más peligroso. En la ida los jugadores que más daño nos hicieron fueron Mirotic o Llull, mientras que se supo parar bien a otros como Carroll, Tomic o Singler. Lo cierto es que la tarea de decidir si es mejor una defensa 1×1 o una por ayudas dejando libre a ciertos jugadores es muy complicada. La táctica de dejar cierta libertad a un jugador para que él sea el principal foco de anotación rival y preparar la defensa para que no aporte nadie más se ha mostrado más o menos efectiva a lo largo de la historia de este deporte, pero en un equipo tan inferior de piernas como el nuestro, dudo hasta que punto pueda ser productiva.

– Jugamos fuera. A excepción de 3 o 4 partidos, el rendimiento del equipo como visitante ha sido bastante nefasto. Si se mantiene la actitud de Málaga, Vitoria o Sevilla, se puede plantar cara. Si se sale con la actitud de Murcia, Santiago de Compostela, Zaragoza, Gran Canaria, etc, no habrá posibilidad alguna.

¿Qué debe hacer el Joventut?

¿Recordáis esto y esto? Pues bien, para ganar este partido debemos hacer una mezcla de ambas. Del partido frente al Madrid en la primera vuelta, la manera de frenar el ritmo y a algunos jugadores claves, imponiendo nuestra cadencia de juego en el trayecto. Del partido frente a Baskonia, la lucha, la entrega, la dureza y la fuerza. Si combinamos estas facetas de ambos partidos, la victoria estará muy cerca.
Es innecesario comentar que el Real Madrid, como equipo, tiene un nivel muy superior al nuestro. Por eso no hablaremos de más perogrulladas e iremos directos a los elementos diferenciadores. Este Madrid es sinónimo de correr. Si no corre, no solo no está a gusto, sino que muchos de sus jugadores se bloquean y empiezan a tomar decisiones aceleradas y sin mucho sentido, especialmente sus bases, Sergio Llull y Sergio Rodríguez. Ambos jugadores solo disponen de dos velocidades, “rápido” y “más rápido”, y jugando a otro ritmo se encuentran perdidos y precipitados, sobretodo en el caso del canario, que se ha vuelto un jugador unidimensional que solo se muestra relativamente útil en un entorno de contraataque constante, desentendiéndose de la defensa. Llull, si bien tiene más opciones ofensivas, sigue mostrándose obtuso en el juego estático de 5 contra 5, aunque es una faceta en la que va progresando poco a poco. Eso sí, en defensa sigue siendo una garrapata incansable. El resto del juego exterior (Singler, Carroll y Pocyus) son jugadores relativamente complementarios, pero para mi el más peligroso es sin duda un Carroll que parece estar recuperando los galones que disponía en las islas canarias y anota sin temor desde cualquier posición. Además, este jugador se siente cómodo jugando a cualquier ritmo. Por eso, lo prioritario es frenar su ritmo e implementar un ritmo lento, sosegado y aburrido. Si conseguimos hacer que tengan que frenar, se creará una apertura para aplicar nuestro ritmo y dominar el tempo del partido, de la mano de Oliver, Jeter, Van Lacke y Barton. La experiencia de la veterania de nuestros jugadores será de gran ayuda frente a unos jugadores con muchos años de profesional a sus espaldas pero sin haber logrado esos rasgos que te da tener más de 30 años y seguir siendo productivo en el basket profesional. Por parte de nuestros interiores, lo mismo que en los últimos partidos. Reyes parece estarse acoplando más que bien al rol secundario que le viene dando Laso, y sigue siendo un consumado especialista en la lucha y el rebote, pero su tendencia a cada vez más alejarse del aro para el tiro deja la zona más libre para sus compañeros, unos Tomic, Mirotic y Begic que no es que sean el adalid de la dureza y la lucha. Si Reyes se mantiene lejos de la zona, tenemos grandes posibilidades de dominar el rebote, sobretodo sin Norel y Trias mantienen la evolución de los últimos partidos. Con la actitud y la compenetración que vienen demostrando últimamente, cerrar y asegurar el rebote no es una quimera frente a un equipo de muchos centímetros pero de escasa implicación bregadora. En ataque, por otra parte, lo de siempre. Báez que se proporcione sus tiros y cree los desajustes rivales, Williams y Norel que se aprovechen de esta situación y que rebañen aros y Trias que aporte granito a granito. Posiblemente sea un partido duro, pero tenemos que ser fieles a nuestro estilo y no dejarnos llevar nunca por la alegría ofensiva de los blancos.
Para finalizar, hablar un poco de su entrenador, Pablo Laso, cuyo equipo es un fiel reflejo de él mismo. Laso tiene una idea y plan de jugar. Si se interrumpe ese plan, tiene muchos problemas para concebir una alternativa, lo que deja tiempo al equipo rival para que se aproveche de estos momentos de duda y deje el partido lo suficientemente sentenciado para mantener la renta cuando el Madrid y Laso reaccionen.

Las claves

– Mantener la actitud de lucha constante del partido frente a Baskonia.

– Como siempre, mostrar una amenaza desde el perímetro para evitar que se cierre la zona.

– Evitar a toda costa caer en el ritmo alto del Madrid.

– Que sean otros los que nos quiten el sueño de los Play-Off, no nosotros mismos.

Y con esto, muy posiblemente, me despido de todos vosotros hasta la temporada que viene. Ha sido una temporada… Interesante. Esperemos que lo logrado en esta recta final de campaña no caiga en saco rato y la temporada que viene podamos disfrutar del nivel real del equipo bastante antes que este año. Un saludo a todos.

Anuncios

Una respuesta

  1. Lo importante es estar ahí. Vamos a lamentarnos de no haber hecho las cosas un poquito mejor a lo largo de estos meses pero cuanro menos llegamos al último partido con opciones y algo más de buen sabor de boca.
    Ojalá veamos un buen partido y ¿ por qué no ? aspiremos a ganarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s