Miqui Forniés nos enseñó la primera NBA

Ayer era el día. Un entrenador de infantil fue el organizador de una reunión con la que pretendía explicar a sus jugadores que significaban algunos de los nombres que les gritaba en los entrenamientos. Y sin duda el mejor interlocutor posible era Miguel Àngel Forniés, jefe de prensa de la Penya.

El lugar un colegio del Badalona, la Cultural. Un salón de actos al  que Miqui se presentó con tiempo. Impaciente y nervioso a la vez que temeroso de que a alguien pueda interesar lo que cuenta, con esa modestia que tienen los grandes, y Miqui lo es, por como es y por lo mucho que ha vivido.
Como no podía ser de otra manera en una ciudad en la que respira el básquet como se hace en Badalona, la sala se llenó, no sólo con jóvenes amantes del básquet, si no también con los padres de éstos, con la intención de revivir un básquet que a algunos nos parece mejor.
La charla comenzó con el entrenador, responsable del evento, presentado el acto.
Y Miqui tomó la palabra. Comenzó como acostumbra, queriéndonos hacer participe de toda su experiencia. Y lo conseguía. El auditorio comenzó un silencio en el que solo las historias de Miqui interrumpían. Y de manera cronológica nos fue desgranando todas sus vivencias, contagiándonos ese entusiasmo con el que él lo vivió. Nos contaba su primer partido NBA al que fue sin más, por la aventura de descubrir un mundo que por aquí todavía era en blanco y negro. En como aquello que él vivió y disfrutó, aquí interesaba y le permitió empezar a vivir de ello. El privilegio de cualquier ser humano vivir de lo que te apasiona, nos contaba. Nos explicó cómo vivió el debut de Michael Jordan; de su primer partido de los Lakers; del viaje a las Vegas en coche, de la visita al gran cañon en avioneta y de cómo sobrevivía del catering que ponían a los periodistas ahorrando unos dolares, muy escasos en aquella época. Nos contó emocionado como entrevistó a su ídolo, Julios Erving, que ante la falta de tiempo decidió venirlo a buscar el propio jugador en su coche y realizar la entrevista en la casa de éste:
“Yo en la casa de mi ídolo, con su familia” nos contaba emocionado, como volviendo a vivir ese moento que sin duda fue muy especial.
Nos explicó como entabló amistad con Petrovic y de como éste lo llevó en coche dónde Miqui residí
a en Nueva York para así poder realizar la entrevista. Enlazaba una historia con otra a cual más interesante, tantas y tantas cosas vividas en unos viajes que eran casi aventuras.
Sus fotos, sus mates, sus All stars vividos de los que en la charla nos estaba haciendo partícipes, contagiandonos su entusiasmo.
Nos hacía vivir y recordar a los que ya peinamos canas o las hemos perdido por el camino un básquet NBA, que en los 80 era algo inalcanzable, lejano. Miqui contribuyó  a enseñar que había un basquet diferente con sus películas compradas en súper 8 que luego proyectaban en el Titus. Con sus fotos, que luego le sirvieron para ser mural de un centro comercial.
Nos contó como fue ser jefe de prensa en los Juegos Olímpicos del 92 y en su casa, en Badalona, convivir con el verdadero Dream team. Nos explicó, luego ya como jefe de prensa del Joventut, como los Americanos viajaban a Badalona a ver el teatro dónde jugaron los mejores actores que el baloncesto jamás pudo reunir.

Miqui firmando sus libros al finalizar el acto

Miqui fue un pionero, que vivió con pasión su sueño americano, para luego explicarnos con sus ojos llenos de emoción lo que a él le apasionó y a nosotros nos enseñó con sus fotos, descubriendo un mundo hasta entonces casi desconocido.

Muchos de los que vivimos el básquet de los Magic, Bird, Abdul Jabbar, Jordan etc etc se lo debemos a que un “loco” enamorado del básquet un día cruzó el charco con una maleta llena de ilusiones y volvió con un mundo nuevo y decenas de carretes llenos de historias. Esos cuentos que luego explicados, nos trasladaron a un deporte que ya conocíamos pero jugado de una manera diferente.

Felicidades a los organizadores, eventos como este deberían ser más frecuentes para hablar de un deporte que ha paseado el nombre de Badalona por todo el mundo.

Gracias Miqui por el agradable rato que nos hiciste pasar gracias a tus crónicas de un viaje alucinante.

Nota: Ayer, entre los muchos nombres que Miqui mencionó salió Orlando Wooldridge, que sin él saberlo, el día anterior había fallecido  a los 52 años. Un jugador espectacular, que jugó en los mejores equipos, Lakers, Pistons, Bulls etc, pero no en el momento adecuado. Sus mates en las fotos de Miqui quedarán para siempre.
Descanse en paz.

Anuncios

2 comentarios

  1. Miqui, parece a primera vista una persona amable y trabajadora. Cuando hablas con el, se confirma.

  2. un verdadero krak miki forniers!
    gran profesional i mejor persona!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s