LA PENYA PURGA SUS FALLOS EN EL CARPENA (73-71)

Y los errores finales nos dejaron con la miel en los labios. Poco faltó para que la Penya se llevara un meritorio triunfo en un Martín Carpena que descubrió un equipo con múltiples caras, oscilante y por momentos imitador de un equilibrista de altura sin cuerda. Llegábamos a Málaga con ganas de sorprender a un rival renovado y en formación, con buenas sensaciones tras el debut y con nuestro jugador franquicia listo para jugar pero el juego de Jekyll y Hyde que mostramos sobre la pista nos condeno a la cruz del 73-71 definitivo que era una cara, 64-69, a falta de un par de minutos para el bocinazo final.

En esos últimos ataques nos sobró ansiedad, faltó capacidad para no colapsarse ante la zona desesperada que planteó Repesa tras una serie de triples verdinegros, pero con mucho desacierto durante el partido, y no supimos cerrar una defensa que naufragó ante Carlos Jiménez y Fran Vázquez. El detalle del tiro libre final fallado por Corey, vital para forzar la prórroga, o el triple que casi consigue Manny desde medio campo en el suspiro final son anecdóticos porque el partido ya se había perdido al ceder la dinámica ganadora a los malagueños. Y este año no tenemos opción; o se aprovechan las oportunidades o nos quedaremos con cara de tontos en más de un partido.

Justo al término me planteaba que hubiera preferido otra derrota de 50 puntos, la histórica que nos llevamos no hace mucho, porque es tan dolorosa que empieza a superarse justo sufrida y se olvida rápido aunque deje una herida permanente mientras que perder como hoy, me retrotrae a la derrota del año pasado en Alicante, aquélla de la que nos acordamos hasta el partido final en Madrid cuando los play-off dependían de un solo triunfo. Con el paso de las horas se relativiza el drama y se valora las virtudes que el equipo ha mostrado, levantándose cuando peor estaban las cosas, encontrando soluciones a una situación desesperada y mostrando coraje y orgullo para precisamente no bajar los brazos y caer de paliza. Y la confianza de que este año, con esta actitud, no dependeremos de una victoria para tener una plaza en las eliminatorias finales.

El partido ha sido un ir de venir de la Penya en el primer cuarto. Gran salida con Oliver en plena segunda juventud y Manny-Gaffney como acompañantes de lujo(2-11). Gist y Urtasun tiraban de fuerza y calidad para dejarnos a dos velas y meter a Unicaja en la lucha (18-15)  hasta que Ehambe salía al rescate con su único triple y sus únicos puntos para el 20-18 final.

En el segundo cuarto vivíamos el calvario y el regreso a las andadas del pasado. Salida en tromba de los de Repesa con Zoric moviéndose a gusto por nuestra zona y la Penya negada ante el aro. Más de cinco minutos sin anotar hasta la entrada de Barrera y parcial de 16-0 para los locales. Milagrosamente, la sangre fría de Oliver compensaba la falta de ritmo de Fisher y nos devolvía el pulso  junto al triple final del propio Corey. 36-27 al descanso y la sensación de que habíamos salvado el jaque mate pero con riesgo de volver a sufrirlo sin un cambio radical de actitud.

Pero tras el descanso cambiaban las tornas y era la Penya la que marcaba el paso. Oliver se hacía con el mando del partido reivindicando la titularidad y Gaffney nos daba sus mejores minutos anotando y cerrando el rebote. Unicaja sufría un parón de ritmo y acusaba el ser un proyecto aún en rodaje, obligado a tirar de individualidades con el rockero Jiménez dando el callo y Urtasun y Lima encontrando aro verdinegro. Del 42-37 nos veíamos con un increíble 60-63 y opciones de partido. Un triple de Fisher nos ponía 64-69 y toda la presión en las filas locales pero llegaban esos ataques finales y nuestro castillo de naipes se venía abajo ante el empuje y el físico de un Unicaja que sabía aprovechar la tibieza defensiva de un Joventut desfondado y sin líder capaz de atemperar los nervios. Final: 73-71.

La comparativa estadística en un partido tan igualado siempre es compleja pero los datos permiten valorar que Unicaja ha sabido aprovechar la debilidad interior visitante cargando el juego en sus hombres altos mientras la Penya ,complementando el juego de Unicaja , se la ha jugado con los exteriores. El mal día en el lanzamiento triple,8/28, nos ha dejado con pocos argumentos. Los de Repesa , con un porcentaje similar el verdinegro, han marcado un 3/11 en triples con 25/47 en dos puntos (16/34 visitante).

El otro gran factor desequilibrante tiene a ver con el comentario anterior y es el 40/29 en rebotes. No controlar el rebote frena el juego rápido de los de Maldonado y en estático nos hemos comido el balón en más de un ataque.

Si hay que buscar un destacado, lo pongo con mayúsculas: ALBERT OLIVER con 21 puntos,3 asistencias y 22 de valoración. Prescindiendo de cifras, el mejor verdinegro,llevando la batuta y  manteniéndonos cuando habían pocas esperanzas. Lección de liderazgo en un jugador que hay que cuidar y tener muy en cuenta a la hora de repartir minutos. Quizá la alternativa no sea Oliver o Fisher y haya que buscar en muchos momentos que compartan tiempo en pista.

También gaffney, 14 puntos y 10 rebotes, aunque desaparecido en los minutos finales. Junto a Oliver presenta una característica básica para este Joventut:  regularidad. Hoy hemos echado muy en falta a Quezada , decisivo contra GBC , como a Ehambe, convertido por desgracia en una reversión de Obasohan y sabemos que segundas partes nunca fueron buenas, y a Llovet. Tres jugadores en los que descansa mucha de la capacidad de mejora de nuestro equipo.

Sea como sea hay que dejar atrás una derrota que duele por que pudo ser una dulce victoria y pensar en que la ACB no se para y hay que mirar adelante para no correr el riesgo de estrellarse. Y el futuro más inmediato nos lleva al Olímpico para recibir a un vecino incómodo, el Manresa. Rival que llega con urgencias, y eso que acabamos de estrenar octubre, por acumular dos derrotas y recaer en un inicio preocupante. Los del Bages vuelven a las andadas y Badalona se pone en su camino como una promesa de redención. Me atrevo a decir que es un partido vital ( sí, que ya lo sé, estamos todavía en octubre) porque la liga no perdona y promete que cada victoria  va a valer un mundo. Basta con ver que el poco sorprendente liderazgo del Real Madrid de Rudy, actualmente haciendo las américas, va acompañado de Estudiantes, CAI,Gran Canaria o Blusens Mombus mientras los azulgranas de Xavi Pascual aún no han encontrado la tecla de victoria y el Cajalaboral está en media tabla junto a nosotros. Esto sólo ha hecho que empezar, que sí, que sólo estamos en octubre, pero marca una tendencia y es que aquí nadie regala nada.

Así pues una semana para pensar en el rojo manresano y en convertir el Olímpico en un fortín que sea la base en la que se apoye un Joventut con ganas de encontrarse tras unas temporadas sin rumbo. Sólo estamos en ¡¡¡¡octubre!!! pero la meta es el febrero copero y el mayo primaveral de las eliminatorias al título . Que ya toca darse un paseo por allí.

Buena semana y muy felices sueños. Y ganando o perdiendo, siempre verdes y negros.

Anuncios

7 comentarios

  1. Creo que Ehambe el club es consciente de lo que fichaba. La plaza de extracomunitario me parece más destinada a una resolución no positiva del tema Pere Tomàs

  2. Sinceramente, amigos, me cuesta entender la crudeza de vuestros comentarios. Yo también me llevé una desilusión porque estuvimos a una jugada de ganar el partido, pero creo que estamos perdiendo la perspectiva de lo que tenemos entre manos. El equipo, por cuestiones presupuestarias (hay que recordar que, según los datos que hemos leído en un informe reciente, somos el ¡PENÚLTIMO! de la liga en partida destinada al primer equipo) es flojo no, flojísimo. Jugadores decisivos muy pocos y solamente un puñado de promesas y hombres por hacer. Con estos datos, el rendimiento del equipo en lo que va de pretemporada y temporada, que es muy poco, es de notable alto. Problemas hay múltiples: la defensa en la posición de tres y, sobre todo y esto es básico porque condiciona tu juego tremendamente, la ausencia de rebote. En cuanto a las jugadas finales del partido, creo que la idea de que Gaffney se abra a una esquina y penetre desde allí para crear juego no es mala: ha salido bien varias veces hasta ahora. Y la penetración de Oliver, que acaba con un tapón descomunal, es una de sus especialidades. Con lo que tenemos, rozar el triunfo en el Carpena ante un equipo hecho a golpe de talonario (y tan falto de rodaje como el nuestro) no puede sino tener un análisis positivo. Mirar hacia la Copa o hacia los playoffs, sinceramente, ahora mismo me parece una temeridad.
    P. S.: Que conste, fholgado, que me gustan mucho tus crónicas

    • !!Qué manía de acompañar las bofetadas de una caricia¡¡¡.Me lo paso en grande leyendo opiniones, sean favorables o críticas porque esto no es un panfleto político sinó un tablero en el que hablar y contraponer oponiones. Las mejores crónicas han sido aquellas que han generado un montón de comentarios intercambiando pareceres.
      Lo de mirar hacia arriba es muy temerario, te doy la razón. Pero este equipo tiene algo que me hace confiar.
      Quizá sólo sea que con el tiempo hasta lo bueno se pega y empiezo a tener algo de Juan Pedro, pero con todos los defectos, algunos evidentes que tenemos, veo un grupo humano muy válido y con mucho camino por recorrer pero con posibilidades de mejorar.
      El día que no entren los triples y tengamos enfrente un rival con dos interiores decentes, lo vamos a pasar fatal. Pero el equipo busca alternativas, se dejan la vida en ganar y no se observan bajadas de brazos, Es un primer paso fundamental.
      Además lo que decía antes, estamos muy verdes. SI el punto de partida es el partido contra Unicaja, estoy contento porque mejoraremos y encontraremos vias de mejora de la mano de Kuzmic,Ventura, Barrera o Fisher, jugadores que aún tienen que cogerle el ritmo a la cosa.
      Afortunadamente el futuro es una hoja en blanco pero esta Penya 100% Maldonado tiene pinta de querer darnos una alegría y poco a poco la iremos contando en este rinconcito.

  3. Ayer nos faltó temple en los minutos finales y no solo por parte de los jugadores. Cuando Repesa, en una incompensible respuesta a los triples del Joventut, monta una zona, nosotros tomamos la aún más estúpida idea de meter balones interiores y buscar penetraciones.
    No se, a lo mejor soy yo y mis leves conocimientos de basket en comparación a gente como Repesa o Maldonado, pero ambas decisiones me parecieron esperpénticas.
    Yo creo que vamos a lamentar esta derrota, aunque nuestros chicos no parecen débiles de mente

    • Yo solo veo criticables dos cosas ayer.

      1- La empanada del segundo cuarto y la incapacidad de Maldonado de encontrar soluciones ofensivas.

      2- El hecho de buscar el interior cuando el rival nos planta una zona.

  4. Hablar de Copa, Playoff…a mi por el momento me parece una temeridad. Es cierto que el equipo respondió delante de una situación crítica, tuvo momentos de buen juego…pero estas derrotas aque olían a victoria sea contra quien sea suelen pagarse. Pienso que en el equipo todavía hay jugadores que aportan poco o nada (Ehambe, Llovet, Kuzmic, además de la irregularidad lógica de Ventura y Barrera además de uno que no cuenta como Trias) y en eso en la plantilla actual, si queremos aspirar a algo es importante. Pienso también que el tema de la posición de 3 hay que solucionarlo de forma urgente sea con Pere o quién sea de forma urgente, pués ahora en el juego exterior estamos muy desequilibrados.

    • Como Ehambe no espabile pronto aún nos vamos a tener que plantear buscar el extracomunitario que queda libre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s