Moses Ehambe: “El básquet empezó en Badalona”

Cuando desde el blog hacemos una entrevista, vivimos como aficionados un momento único, impagable. La cita en esta ocasión era con un jugador de enorme sonrisa, religioso en la práctica y con unos valores humanos que merece la pena conocer. Moses Ehambe te estrecha la mano con una sonrisa que te ciega y atrapa. Enamorado de su vida, loco con su familia y seguidor de Jesucristo, su ídolo y guía que le lleva, según él, a explotar un talento que en la linea de 3 se hace aún más evidente.
Gracias Mo por una charla que nos dejó pensativos durante un buen rato con tu manera de enfocar la vida. Recuerda que la camiseta queda pendiente, porque estamos seguros que ese récord, caerá.
Y gracias a Estel que puso sus conocimientos al servicio del blog. Volveremos a aprovecharnos de él, sin duda.



¿Quién es Moses Ehambe? ¿Y cómo te gusta que te llamen?
¿Cómo me gusta que me llamen? Bueno, me decantaría por Mo. Todo el mundo me llama Mo, desde que era pequeño.

Entonces, ¿quién es Mo?
¿Quién es Mo? Moses alguien que cree en Jesucristo. Es un auténtico hombre de Dios. Cuando deje de jugar a básquet me gustaría que la gente no me recordara por ser un gran tirador, sino por ser un hombre de Dios. Alguien que tiene una gran fe en Jesucristo.

Recuerdas tus años en la Oral Roberts University, sí? Eras mejor estudiante que jugador o al revés?
Al revés. Era mejor jugador de básquet. Los estudios eran duros, sabes, pero trabajaba mucho en clase y al final me gradué. Fueron unos buenos años.

Por lo menos conseguiste graduarte, no?
Sí, sí. No era tonto… trabajaba, era trabajador.

Y además eres un romántico, no? ¿Cómo se te ocurrió pedirle matrimonio a Sarah en medio de una pista de básquet?

Tenía que hacer algo descomunal para ella. Tenía que sorprenderle. Ella lo es todo para mí. Ella es mi mujer, mi mejor amiga… todo. Por entonces ya sabía que era mi mujer, así que quise hacer algo realmente especial para ella al pedirle matrimonio.

Lo conseguiste, claro está!
Sí, sí, y gracias a Dios dijo que sí!

Mo, cuando viniste a Epaña para jugar en la LEB plata en Ourense, estuviste sólo tres meses. ¿Qué fue lo que pasó?
Ah, en Ourense. No lo sé. Creo que eran planes de Dios que me fuera. Porque cuando me fui y volví en la D-League gané un campeonato. No hubo rencor. El equipo iba ganando. Era el único americano en el equipo. Y a veces… fue en cierta manera mi culpa. Nos fuimos con mi mujer, que estaba embarazada. Tuvimos que volver a los Estados Unidos. Pero fue una bendición porque, como ya he dicho, volvimos a los Estados Unidos, jugué en la D-League y gané un campeonato.

Pero aún así, hubo algo especial en Ourense. Llamó a una de sus hijas Ávila…
Ávila, sí, sí. Ourense es un sitio maravilloso. Gente maravillosa, fans maravillosos… La organización realmente nos cuidó mucho a Sarah y a mí. Queríamos devolverles algo de lo que recibimos y esto en parte fue la razón por la cual llamamos a una de nuestras hijas Ávila.

Es precioso. ¿Hay alguna posibilidad que algún día llames a otra hija Badalona?
Quizá como un segundo nombre.

Fuiste una gran ayuda para Ibaka en Thunder… ¿Cómo lo has visto en esta última temporada?
Me encantó. Ibaka es un trabajador nato. También es un buen jugador, pero por encima de esto es también un hombre de Dios. Es una gran persona. Fue una bendición poder conocerle y estar juntos como una familia.

Después de dos años en la D-League, una llamada de la Penya. Otra vez hacia España, per esta vez en la ACB. ¿Qué pensaste entonces?
Bueno, como has dicho había estado en la D-League durante mucho tiempo. Tuve la oportunidad de jugar un partido en la NBA con los Orleans Hornets… Pero sabía que si lo de la NBA no salía bien, el único sitio donde quería jugar era en España. Se lo dije a mi agente, Guillermo Bermejo. “Mira, si tengo que jugar esta temporada lo quiero hacer en la ACB en España”. Y el Señor nos brindó la oportunidad de venir a Badalona, uno de los sitios más bonitos del mundo. Y estuvimos encantados, extremadamente contentos. Especialmente Sarah, que le encanta España. Habla español con soltura, es increíble.

¿Está contenta en Badalona?
Oh, sí, extremadamente contenta

¿Qué fue lo que más te sorprendió de Badalona?
Lo cerca que está de Barcelona. Sí, me sorprendió muchísimo, no sabía que estaba tan cerca. Me gusta Badalona porque no es ni demasiado grande ni demasiado pequeño. La gente se siente como parte de una familia, aquí en Badalona. La gente es encantadora y te ayudan. En muchas ocasiones, hemos ido a Barcelona con mi mujer y nos hemos perdido. Sólo con bajar la ventanilla del coche y preguntar al coche de al lado ya te ayudan. Son muy serviciales. Esto dice mucho de la gente de Badalona.

Y parece que te llevas muy bien con los compañeros de equipo.
Sí, mucho. Creo que es uno de los motivos por los que nos irá bien esta temporada. Porque hay mucho compañerismo y química entre nosotros. Nadie se cree estar por encima de nadie, nos vemos como iguales.

¿Hay alguien con quien te lleves mejor especialmente?
Me llevo especialmente bien con todo el mundo. Probablemente con Taph porque dicen que me parezco a él. Pero todo el mundo es igual. Le llamo mi hermano mayor en el equipo.

Y a parte de tus compañeros de equipo está la afición.
Me encanta la afición. La afición es como el sexto jugador en la cancha. Sólo puedes tener cinco jugadores en pista, pero si tienes una afición como la que tenemos en Badalona es como si jugaras con seis. Porque molestan al otro equipo, gritan… y nos encantan que sean parte del equipo.

¿Has escuchado alguna vez el murmullo de la afición cuando recibes la pelota en la esquina?
Sí… Me encanta, me encanta.

Antes dijiste que eras muy trabajador en la universidad, pero mi impresión es que sigues siéndolo. Porque después de cada sesión de entrenamiento te quedas a practicar tu tiro.
Sí, debo hacerlo. Creo que es uno de los motivos por los cuales estoy donde estoy ahora. Primeramente por mi fe en Jesucristo y en segundo lugar porque trabajo duro. Antes del entreno me gusta llegar, encender las luces y empezar. Y al terminar el entreno me quedo y me gusta ser el que apaga las luces. Porque sé que para llegar donde quiero tengo que trabajar muchísimo. ACB no es mi meta final. Desde que era niño mi sueño es jugar en la NBA. Pude jugar un partido en la NBA, lo pude probar…Y cuando lo pruebas un poco, quieres más. Y realmente yo quiero más.

¿Y cómo puede uno convertirse en un buen tirador?
¿Que qué se necesita para ser un buen tirador? Repetición, tirar y tirar siempre, constantemente. Puedes buscar información sobre Ray Allen, uno de los mejores tiradores de la NBA. El lanza siempre, en todo momento. También puedes preguntar a Tony Gaffney, que jugó en los Boston Celtics, jugó con Ray Allen. Y lo que Tony dice es que estaba siempre en el gimnasio. Llega tres horas antes del partido para lanzar y hacer su rutina. O sea, que la clave para ser un buen tirador es tirar, tirar, tirar, metértelo en la cabeza. Otra clave es la confianza. Si confías, puedes hacer cualquier cosa. Sin confianza no harás nada. En un partido el 75% es confianza y el resto 25% es físico.

¿Cómo se puede trabajar la confianza?
La mejor manera de trabajarla como tirador es saber que cuando tiras, entrará. Incluso si fallas, en el siguiente tiro, debes saber que entrará.

¿Qué jugador admiras más y tienes de referencia? ¿A quién te gustaría parecerte?
Depende. Bueno, no es jugador de baloncesto. Es Tim Teabow, un quarterback en los Jets. En primer lugar porque es trabajador. En segundo lugar porque es una persona maravillosa. Y en tercer lugar, lo más importante, porque es una persona de Dios. Lo demuestra y no se avergüenza de hacerlo.

Cuando la Penya ganó la Copa de Europa, Oscar Smith batió el record en triples en un solo partido. ¿Lo recuerdas? Anotó once en un solo partido. En la Penya el record lo tienen Rudy y Tucker, con ocho. Vas a batirlo tú?
No tengo ninguna duda. Lo batiré en algún momento este año.

Nos gustaría proponerte un trato. Si bates el record, podríamos sortear tu camiseta del partido firmada? Estás de acuerdo?

Sí, sí, habla con Miqui. Por mi está bien!

Perfecto, gracias! Qué espera de ti el entrenador, a parte de tirar triples?
Creo que lo que espera de mi es que mejore en defensa. Todo el mundo quiere tener buenos tiradores, pero no es lo único que ayuda al equipo a ganar campeonatos y partidos. Tengo que saber proteger, cubrir a los compañeros que son tan buenos como yo. Si no soy capaz de cubrir a nadie aunque pueda tirar no soy útil para el equipo. Pero si puedo tirar, defender, rebotear, entonces ya es otra cosa.

¿Quiere decir esto que veremos a Mo robando pelotas y saliendo al contraataque?
Sí, sí, exactamente. Estoy trabajando en ello.

Eres hijo de Lufile, un pastor de la Iglesia Cristiana Internacional. También eres un inmigrante del Zaire. ¿Qué papel juega la religión en tu vida?
Representa una parte enorme en mi vida. Como he dicho antes, cuando muera quiero ser recordado como un hombre de Dios que se toma seriamente su religión. El cristianismo para mi no es una religión. Lo que en casa, con mi mujer y mi familia defendemos es nuestra relación con Cristo. No sigo las cosas que hay que hacer y ya, sino que es básicamente mi relación con Cristo, pasando tiempo con Él, leyendo la Biblia, orando… Hacer las cosas bien, ser amable con la gente, tener siempre una sonrisa en la cara. Porque una sonrisa puede cambiar la vida a cualquiera, aporta alegría en la vida de los demás. Si veo un niño que no tiene comida, darle un pedazo de pan. Si no tiene ropa, comprarle una chaqueta. Si no tiene sitio donde estar, invitarle a mi casa y así pueda tener un sitio caliente donde dormir.

Dirías, pues, que es más bien un estilo de vida?
Sí, es un estilo de vida, eso es exactamente lo que es. No es una religión, es un estilo de vida. ¡Esto ha estado bien! Voy a tweetearlo después.

¿Tiene algo que ver la religión con el número de tu camiseta?
Sí, tiene mucho que ver. Si habéis visto fotos de mi en la D-League siempre llevaba el número 17 y esto es por el pasaje de Jeremías 17,7. “Bendito el hombre que confía en el Señor”. Pero quería empezar de nuevo, reempezar una nueva temporada aquí en España. Por eso escogí el número 00. Éste simboliza que yo no soy nada. Lo que hago en la pista no lo hago yo. El Señor, Jesús, me ha bendecido con la habilidad y destreza de ser un gran tirador. O sea que quiero dar toda la gloria a Jesucristo. Ésta es la razón de llevar el 00: no soy yo, es Él.

Nuestro mayor tesoro en Badalona es el básquet. Hay muchas pistas por toda la ciudad y se juega a un buen nivel. ¿Has visitado alguna de estas pistas?
He visto pistas por todas partes en Badalona y me encanta! Me encanta ver a los niños jugar a básquet. Pero incluso aquí, antes de los entrenamientos me gusta ver a los pequeños con sus camisetas de la Penya. Y cerca donde vivo hay muchas pistas de básquet. Es genial! No se ven tantas pistas como aquí en los Estados Unidos. Esto demuestra que el básquet realmente empezó aquí, en Badalona. Está muy bien!

Te gustaría jugar en una de ellas?
Me encantaría! A veces voy andando con mis gemelas y mi mujer y veo estas pequeñas pistas… Hay una aquí, en esta área, Bufalá, y vamos por ahí y veo a los niños jugar… ¡Es genial! A veces me iría a jugar contra ellos pero no creo que al entrenador le gustara.

Preguntas en tres segundos:

Un ídolo: Jesucristo

Un partido: La final del campeonato de la D-League

Un entrenador: Oh! Salva Maldonado

Sí, esta era la respuesta correcta! Bien hecho. Sí…

Un lugar donde perderte: Barcelona. Es tan bonita!

Un plato: Los espagueti de mi mujer con carne

Un libro: La Biblia

Una película: Uf, uf, uf… No lo sé… Una película… Una película… Quizá 24. Es una serie que vemos mi mujer y yo. No es una película, es una serie de televisión.

Una canción: I exhault Thee

Un sueño: Jugar en la NBA.

¿Te ves allí en tres años? ¿O como te ves dentro de tres años?
Sí, sí, me veo allí. Bueno, es mi sueño y estoy trabajando duro para conseguirlo.

¿Y qué espera Mo de los aficionados?
¿Qué espero de los aficionados? Espero que sigan allí i que sigan siendo quienes son. Que sigan siendo positivos. El equipo ahora va bien, pero habrá momentos en que no iremos tan bien. Hay muchos equipos y aficionados en el mundo que cuando su equipo no lo hace demasiado bien se enfadan. Yo no creo que Badalona sea así. No creo que los aficionados aquí sean así. Que sigan haciendo lo que hacen, porque hacen muy buen trabajo. Y que si pasamos épocas malas, que sigan apoyándonos.

Y por otro lado, ¿qué podemos esperar nosotros, la afición, del equipo en esta temporada?
Podéis esperar algo grande. Esperad grandeza. Porque creemos ser un equipo diferente. Tenemos mucha energía. Somos positivos, tenemos muy buenas personas y trabajamos súper duro. Además tenemos un gran entrenador como Salva. O sea, esperad algo grande.

Tenemos que acabar, pero nos gustaría despedirnos con un pasaje de la Biblia. Podrías sugerir alguno?Sí, Proverbios 3, 5-6. Que dice: “Confía de todo corazón en el Señor y no en tu propia inteligencia. Ten presente al Señor en todo lo que hagas y Él te llevará por el camino recto.

Y para acabar definitivamente, ¿podrías decir algo a los aficionados en español?
En español… Força Penya. Me gusta Badalona mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s